Palabra & Imagen, fusión de contrastes, por Marian Raméntol

divendres, 17 d’agost de 2018

Palabra & Imagen, fusión de contrastes.

El proyecto Palabra & Imagen lleva ya dos años creciendo, mutando y compactándose, y la intención es que no deje de hacerlo. Conceptualmente nace de la línea de trabajo de la búsqueda del lenguage único, iniciada hace ya mucho junto a otros artistas con los que no he dejado de colaborar. La intención es conseguir una fusión completa entre el poder, peso y textura de la palabra mediante la imagen y viceversa. Una imagen puede sugerir ciertas palabras, versos, pequeños poemas incluso, del mismo modo que las palabras pueden anunciar un paisaje, frío o calor, emociones e incluso olores.

Tanto los textos como las fotografías son de mi autoría por lo que asumo toda responsabilidad ante cualquier efecto secundario que pueda sufrir el visitante.



Palabra & Imagen, fusión de contrastes.



"Todo gira en este olvido,
los acordes aletean en los ojos
y abren sarcófagos en el vientre
para que la belleza se eche a dormir
y desnude la respiración irrepetible".



El verano ya no es razonable,
el vaivén de la tristeza ha dejado de ser
una zona propicia para el picnic
y viene a regalarme dos centímetros de silencio,
dos trincheras donde resguardar
la deformación de los ojos ausentes.




Se precipitan los colores en las encías hastiadas de belleza




"Las palabras manchan, sobre todo las de Dios"



Los gestos de la noche están empañados
de pájaros y pechos, de polvo y de siglos,
un frío extraño dibuja corazones
al final de mi cuerpo, las lágrimas
desordenadas practican slalom entre los latidos
curvos, y derrapan sobre mi feminidad
para estrellarse sobre los restos de un día
cualquiera.




la piel de esta noche muere conmigo, con el instante, con los colores 
y con el delirio dulce del horror ceñido a mi cuerpo. 



un resignado moflete diagnostica hambre,
pena y sabañones en el alma cruda.




"Puertas amantes del vacío,
abiertos vuestros vientres
a todas las alucinaciones"





"su luz me ronca entre las sienes
y comprendo que las ausencias viven"




Hacedme a ras de sueño, borrosa,
con el viento en cuclillas rodeándome los ojos
y el sol aplazado en las mejillas.





Viven sus nichos
intercambiándose silencios,
manoseando el aire mientras aturden
la humedad de mis escamas,
modifican los paisajes
y los agolpan en mis hendiduras.




La vida, atestada, pregunta por mí, 
pero tan sólo responden las pesadillas 
que dan crédito a mi nombre.



 He amanecido sublime,
domada por un sol tempranamente lúcido,
iniciando nuevas acrobacias a la altura del deseo,
poblada de mutismos encapsulables,
moderables solo en el rastro de luz
que saliva el horizonte.






Marcada por el agua escrita en mis besos,
soy capaz  de pasear la lengua por  la inquietud de las horas bajas
cuando los nombres mueren y nos desdicen lentamente.





Hoy puedo ser de olvido
sin olvidar la resurrección de la brisa.



Nadie más sabe dónde vivo, dónde
me atropella la mirada de este mundo viejo,
en qué rincón se anudará la tarde a mis zapatos
y esperará, dolorosamente cruda y muy quieta,
a que la caricia asome, despacio, a mi sequedad.





Fermento bajo los porches
celestes que dan cobijo a las escamas,
a los pulmones de una primavera
delgada, a los labios germinados que aderezan
fosas y zanjas cuando julio
se duerme en las mareas.



"no entreveo, en la resignación del sol, tus manos infinitas".




poco más
que un rincón en el que rehusarme
en la intimidad de una lágrima.




Tu anonimato azul
convierte el dolor en un criptograma,
acompañante perfecto de todas mis esquinas,
y con un sabor nada distinto al del mar.





Mi cuerpo pregunta 
por las humedades transparentes, por los lienzos 
donde la eternidad yerra a cada paso, 
pregunta por el vacío que navega vena arriba, 
donde la sangre empuja la mirada y la vierte sobre las cosechas, 
sobre el cansancio del frío que nos anuda y nos resume.




El día se acalambra, se enquista
el letargo en la madera, como bloques de silencio
retorcido, tan retorcido como los paisajes
encorvados que muerden las raices, y
cobran volumen en las alcantarillas del bosque.


Fotografía de José Luís Castillo
Marian Raméntol (Barcelona, 1966). Poeta, traductora y directora de la revista cultural La Náusea. Miembro del grupo musical O.D.I con el que ha editado vídeo-libros y diversos álbumes. Ha trabajado con músicos experimentales en múltiples recitales y performances. Ha traducido a poetas contemporáneos italianos al catalán y al castellano. Ha publicado quince poemarios y ha sido incluida en catorce antologías. Ha sido premiada en diversos concursos nacionales e internacionales, y su obra ha sido ampliamente difundida en revistas especializadas donde ha publicado poesía, ensayo y artículos de opinión. Ha sido traducida al inglés, alemán, italiano, rumano, armenio, portugués, búlgaro y estonio, y ha prologado varios libros de poesía. Su actividad en el ámbito poético le ha llevado a formar parte de festivales, exposiciones, recitales y diferentes actos patrocinados por ayuntamientos, editoriales y otras entidades culturales.