DISTOPIA Y OTROS MUNDOS, por Alba Esteban Peligero

divendres, 26 de febrer de 2016

DISTOPÍA Y OTROS MUNDOS

Distopía: se define como una utopía negativa en la que la realidad trascurre en  términos opuestos a los de una sociedad ideal; hace referencia a una comunidad opresiva, totalitaria e indeseable. Principalmente se usa para dirigirse a sociedades ficticias donde sus tendencias se fuerzan hasta extremos apocalípticos.

Vista general de la ciudad "Distopía". Escultura en metal, 130 x 120 x 110 cm.

Una vez, estaba mirando Distopía, sin cansarme de repetir esta acción con curiosidad. Dos señores, se detuvieron también a investigarla un buen rato y entonces, uno de ellos comenzó a conversar con el otro ligeramente indignado, repitiendo que no entendía los puntos de soldadura de esa manera, los hierros de la otra, las varillas oxidadas, etc. Así fue describiendo variados detalles de la pieza en los que se había fijado y, con los que no conseguía enfatizar de modo alguno. En definitiva, la escultura no le gustaba nada, y no podía dar crédito que aquello se hiciese llamar escultura cuando sólo eran trozos de chatarra.

Detalle de Torre Vigía de la ciudad

Detalle de la "Fábrica Monstruo"

Ddetalle: Edificio Televisión.

Yo escuché todo lo que decía aquel hombre, sin dejar de revolotear alrededor de Distopía. Quise hablar con él, preguntarle más a cerca de esos pequeños detalles que pudo apreciar, pero no fui capaz. Desde su rechazo e indignación, me dí cuenta que lo que buscaba era lo que pasó, crear algo que sorprenda a la gente sea de la manera que sea y que se pregunten a cerca de ello.

Superior e inferior: Detalle Burdel de la ciudad



Con los trabajos que realizo, no suelo referirme a ningún hecho o idea en concreto, no puedo decir que significa esto o lo otro, porque no utilizo la escultura o la creación para eso. Hay algo en mí, una necesidad que me obliga a hacer cosas que no tienen ningún sentido, como emborronar papeles o soldar trozos de chatarra; yo creo que esto viene a ser mi forma de expresión. No puedo reducirlo a algo en concreto porque cuando me aparto y lo miro de lejos, veo que es todo, son partes de mi vida y recuerdos, impactos, sensaciones y emociones traducidas a algo palpable que en el camino de esta traducción han adquirido una presencia independiente y me cuentan de mí historias que no recordaba. Por eso muchas veces, para resumir acabo diciendo, que es mi forma de ver y vivir la vida.

Detalle: Torre Carcel
Superior e inferior: Detalle de casas y calles de la ciudad




Algo que me sorprende mucho son las mentiras, como vivimos arropándonos con ellas, cómo algo parece algo y luego no lo es, o cómo creemos en cosas que existen tan solo porque nosotros las proyectamos. Los materiales reciclados hablan mucho de esto. Un objeto viejo y usado, sólo por sí mismo narra de la vida anterior a la que perteneció, y más cuando eres capaz de identificarlo. Al sacarlo de su contexto inicial, acoge también otros rasgos que lo envuelven en una nueva presencia.

El hierro me atrae mucho como material escultórico. Posee un carisma especial que me sorprende. Desde su dureza, es capaz de expresar una sutil sensibilidad y una delicada finura; pero lo que más me impresiona, es su cambio. Tarde o temprano, el óxido viste el metal como un manto otoñal los campos, deteriora los elementos dejando un rastro polvoriento y cada metal absorbe una tonalidad diferente.

Detalle puerta del cementerio


Vista en contrapicado de la ciudad

Sombras y Escultura.


El intentar predecir un futuro cercano para basar una reacción en una suposición del porvenir, es un hecho cotidiano; confiando así en un objeto etéreo, determinando sarcásticamente nuestro presente en las incertezas de un futuro que, aunque muchas veces podamos predecir, realmente nunca podremos controlar.

Escultura en hierro, “Recta” 3’5 x 20 x 3 cm.


La sociedad del miedo educa las almas en las turbulencias de la especulación al mal ajeno, confeccionando la silueta traslúcida de sombras que confluyen entre sí Como el estallido de las olas contra los acantilados. Puesto que la luz es inmensa, para mí la vida se llena de sombras, pequeñas sombras que murmullan susurros y caminan por en medio de la carretera como una bolsa de plástico que baila en lo invisible un día huracanado. Todo produce una sombra y, muchas veces no se ve como parte de algo que también habla de ello, si no que se discierne, separándola de su cobijo o, simplemente ignorándola. ¿Cómo se puede vivir así? ¡Obviando el refugio bajo el arduo sol del verano!

Escultura en hierro y piedra, “Le fontaine” 2 x 1’5 x 3 cm.


Observo la sombra como algo que habla del material que proyecta entre los destellos de la oscuridad. Algo que acompaña, complementa y realza; una parte de la que no puedes desprenderte para observar la inmensidad, estableciendo un vínculo entre factores opuestos. En definitiva viene a serlo mismo que el discurso anterior en Distopía sobre el rastro, la huella que plasma el uso de las cosas, su significado y la asociación instantánea personal que realiza el cerebro aunque implique contrariedad, generando la unión a través de la rivalidad. 

Escultura en metal, “Aren” 25 x 20 x 15 cm.

Otos Mundos

Paralelamente a la escultura, suelo trabajar también con otros materiales. Desde que decidí que ya no quería ser Dalí, escondí la pintura debajo de una cama vieja, tapándola con la colcha roída que cae por los bordes, así que no es algo que suela enseñar mucho, pero sigo haciéndolo, cada vez de una manera más instintiva, con trazadas rápidas y brochazos de tinta, utilizando mucho también el collage. Es una técnica que me sirve para recortar instantes, guardarlos de algun modo en el que se selecciona solo un fragmento. Muchas veces pienso, que la forma en la que trabajo la escultura, es una evolución del collage con más dimensiones.



Collage sobre papel "Sin título". 30 x 42 cm

Collage sobre papel "Sin título". 30 x 42 cm
Utilizo el dibujo, la pintura y la escritura, como técnicas narrativas de sensaciones. Vengo a hacer algo así como lo que sería un híbrido entre diario/ “cuaderno de artista”. Suelo escribir, dibujar, recortar, pegar, pintar y romper el papel de estas libretas cotidianamente; no quiero decir que lo que plasmo signifique algo en concreto, pero sí, se genera desde el sentimiento que reside en ese momento. Generalmente, la imagen que resulta final viene acompañada de un texto, ya sea poético o discursivo y que, cada vez intento más, se funda con las características pictóricas lo representado.
Tal vez el collage surge más de la broma. Cuando veo imágenes que me chocan o me hacen gracia metiéndolas en el contexto de mi cabeza, las recorto y modifico rodeándolas de una expresión diferente.

Collage sobre papel "Sin título". 30 x 42 cm

Collage sobre papel "Sin título". 30 x 42 cm

Collage sobre papel "Sin título". 30 x 42 cm


Acuarela sobre papel, “Tristeza” 30 x 21 cm.


En realidad, yo ya sé que no tiene
ningún mérito el estrépito de la vida por defecto.
Aunque creo aceptar la situación
ya no queda alma en mí,
ya no queda amor.
Flota sin compasión la razón
de buscar algún sentido,
escurriéndose entre mis dedos
como el agua clara
escucho su murmullo
entre gemidos de sarcasmo
como una esquiza pálida.

Palizas, de insensibilidad
que paralizan,
la pasividad conquista
el flujo de sus venas,
y puedo observar cómo me convierto en lo que soy…

Comprendo ahora pues,
que no soy nada.
No quiero vivir sin importancia
pero el "importamiento" inoportuna.


Ilustración y acuarela sobre papel, “Hoy es un buen día” 30 x 42 cm.

Una vez iba en el metro, no me acuerdo muy bien que estaría haciendo o pensando, pero si me acuerdo, que de repente, levanté la cabeza y ví una mujer agazapada en la profunda infinitud de su tristeza, la cual llevaba un bolso colgando en el que ponía escrito con letras muy grandes: “HOY ES UN BUEN DÍA PARA SONRREÍR”. Me hizo mucha gracia la ironía del asunto, y la estampa de esa mujer con ese bolso, y las relaciones que hizo mi cerebro en ese momento, se me quedaron plasmadas en la mente como un fotografía. Rápidamente saqué el cuaderno y me puse a dibujarla, queriendo atrapar ese momento con una ingenua tontería que describe, no sé  si la vida, o más bien la sociedad, o las dos juntas.


Tu cara gris lapida algún matiz que
podría disolver con un terrón de azúcar.
No eres nada si no piensas,
y todo lo pierdes si te dejas quemar con las ascuas.

Las burbujas de la vida
me hacen cosquillas en la campanilla
¡Joder! ¡Yo soy una bruja salvaje!
y aún no sé decirles que no
a todos los que pidan beber del brebaje.
Creo que no hablo el mismo lenguaje,
pero con estrías,
aguanta el cuerpo todos los bocados de arpías…
¡no he sido yo!
Así que… ¿me lo fías?
No lo sé si me lo permite el deber…
¿Me quieres o te quiero?
¡Yo qué sé!
Al final creo que todo me la pela,
ya tragaré dulce cuando tenga agujetas
¿Me sueltas o sujetas?
¿Asfixias o aprietas? ¡a quién le importa!
Al final todos deambulan a tientas
al son de las risas de las hienas que las sustentan.



Ilustración y acuarela sobre papel, “Fes-me un petò” 30 x 21 cm.

EL AMOR, 1ª parte

El amor es como mirar al sol
y quemarte las pupilas;
viaja en ondas intergalácticas, donde no hay radares que valgan
para su diligencia apática.
En mi presencia siempre se salta los límites,
expiado de sus pecados, babea con cara de chiste.
Juega con los sentimientos balanceándolos arriba y abajo como si fuesen los hilos de un títere.

El amor vuelve necio al recio sin dejar rastro de aprecio,
se te clava bien adentro, deleitándose
al observar las muecas de sufrimiento
que caracterizan las ejecuciones de sus enfrentamientos
¡Me importa un pimiento!
Si hoy, mañana o pasao quiere verme,
¡yo ya no vivo en mi casa!
Ahora mi dirección, es el banco n º 2
de la plaza que nunca duerme.

Escapo de él porque no quiero que el corazón me merme.

Walt Disney te dirá que es muy atento,
pero siempre olvida nombrar como son cientos,
los esqueletos harapientos que deambulan sin aliento
con las entrañas de cemento
al haber sufrido ese cuento.
Él se porta mal,
te vuelve despechado
y, aunque te comas el rencor y le pagues una ronda,
¡se la traga del tirón!
y se desvanece acicalado,
no agradece tu atención el muy cabrón, ni con un gesto,
dejándote ¡sola, solita sola!
con ese dolor en la sangre y en el pecho.


EL AMOR, 2ª parte

El amor pertenece a otro linaje,
basa su estrategia en el espionaje
y, tiene un buen brebaje para volver el más real despotismo
manso como un paje y hereje disconforme
a la pieza que mejor encaje.

Mi situación actual es la siguiente:
Ayer cambié el banco de la plaza en la que no se duerme
por un viaje con destino a ninguna parte pues,
el amoroso amigo que con tanto aprecio critico,
descubrió mi localización, destrozó mi armadura
y dejó en la sepultura su compasión.
Me la tiene jurada
y, quiere hacer que sin pedir nada,
sea rechazada.
¡Tiene gracia la jugada!
Nadie escapa de sus garras
aunque le pongas chinchetas en la almohada
y sanguijuelas en sus sábanas.



Ilustración y acuarela sobre papel, “APM” 30 x 42 cm.

EL PRINCIPITO

El principito ha querido hoy
que se cumplan todos sus deseos
y, al no saber donde estoy
le arderán fuego los sesos.
Es un tipo de esos
que no cuenta con la gente más que por interés,
todo lo compra con dinero expandiendo un continuo estrés,
el contacto moral lo vuelve del revés
y lo dejará tocao, si no soporta lo que es.
El principito quiere que hoy nieve y es verano…
El sol quema la piel y hacen seguro, más de 40ºC
Pero el marqués tiene el corazón empedrado,
y enterrado en una trinchera que se esconde al final de su esófago.
Hoy está exigente,
quiere ver como le rendimos homenaje,
desde los pobres, hasta los salvajes.
Hoy será en realidad,
el día en el que reventarán sus muros de estúpidas reverencias…
La paciencia tiene un límite y todo está preparado,
aunque él piense que todo controla y a nadie permite…
Si lo sopesa en el fondo, todo se le resiste,
quiere graduar la inercia,
para que no se le precipite;
pero no sabe que el momento de su muerte acecha…
y yo quiero ver su cadáver
derramando sangre fresca.


Ilustración y acuarela sobre papel, “Ensayos” 30 x 42 cm.

Ilustración y acuarela sobre papel, “Tank Girl” 30 x 42 cm.

ALLÁ

Allá en el campanario de mi cuerpo
repican tus ojos insaciables,
y yo soñando humo,
riendo dulces lágrimas de violencia rota
bajo el filo de eso que no quiero nombrar.
Allá donde el recuerdo inventa
todo aquello que no pasa,
allá donde mis pasos marcan
el ritmo de tu caminar…
Allá… allá…
Yo sé que en algún sitio
habrá un lugar…
Donde algún día…


Ilustración sobre papel, “ensayos” 30 x 42 cm.

EL SR. D. GATO

El gato con ojos amarillos y cara de tigre
saltó por la ventana,
dejándome como única testigo pa que lo explique.
Calló de un quinto piso panzarriba Y con las patas atadas
pero no le pasó nada.
Siete vidas tiene un gato
oí decir en algún lao,
los débiles creen
y los espabilaos poseen
lo que al débil empobrece.
El Sr. D. Gato
no podría volver a sentarse en su tejado
si hubiese salido malparado
de su salto inesperado,
pero una vida más o menos no le importa a ningún bastardo
y, ningún dardo mata a ese pardo.
A este personaje lo han sacado
de un cuento para niños retrasados.
Saldo ilimitado en el estrado
complementa un menú mediterráneo muy variado.
¡Me han salpicao en to el costao bueno de la cara
las entrañas de tu orgasmo!
¡no te vallas tan rápido
que yo aún no he terminado!
Sobre los términos teóricos
de la teología escrita con tinta de narcóticos
deliran los tétricos esbirros del zoológico
de humanos que construye pulmones de plástico
y evoluciona entre pensamientos estáticos.


Cuando nací, mis padres me llamaron Alba. Ya desde muy pequeña que siempre andaba dibujando. Empecé bellas artes porque quería ser Dalí,  luego pensé que mejor quería ser Bernini y luego Miguel Ángel. Como veis, no es que apuntase muy bajo. Trataba de encontrar mi línea de trabajo imitándoles, sin darme cuenta de que para ser yo, debía querer ser yo, y no alguien enterrado en los mitos de sus hazañas.

 Acabé el grado el julio pasado, especializándome en escultura en hierro. Presenté un trabajo llamado Distopía, el cual no se configura como un proyecto estático con una línea temporal en la que se marquen el principio y el fin, si no que su crecimiento es constante y cada vez se presenta de forma ligeramente diferente. Hasta ahora, ha sido la propuesta con la más me he comprometido y la que más tiempo me está llevando. El octubre pasado estuvo expuesta en el claustro de Castelló d’Empúries, en un evento llamado La Ruta de l’Art. A raíz de aquí, me propusieron llevarla durante el mes de noviembre y diciembre a Masnou, en una sala de exposiciones que organiza Grup d’Art.

Más información: http://www.eggro.blogspot.com.es